Evolución del precio del barril de petróleo


Los CFD son instrumentos complejos y, debido al efecto palanca, presentan un riesgo elevado de pérdida rápida de capital. Entre un 74% y un 89% de las cuentas de clientes minoristas pierden dinero durante la negociación de CFD. Debe asegurarse de que comprende el funcionamiento de los CFD y de que puede permitirse correr el elevado riesgo de perder su dinero.
Valoración: 4.04 50 voto
 

A menudo  oirá hablar del petróleo como de una inversión rentable a largo plazo debido a las perspectivas alcistas del precio del barril. Pero para comprender mejor cómo funciona la evolución del precio del barril de petróleo y así juzgar mejor estas perspectivas de alza en el futuro, pasamos a darle un resumen histórico de esta evolución y algunas explicaciones prácticas.

 

Pequeño recordatorio con respecto al petróleo en calidad de activo:

Antes de interesarnos concretamente por la evolución histórica del barril de petróleo, es importante recordar cómo funcionan la oferta y la demanda en este activo. En efecto, ya sabemos que el petróleo es una materia prima muy utilizada por la industria mundial y que su producción se distribuye en varios países como Rusia, Arabia Saudí y los Estados Unidos. A continuación, viene la producción del Mar del Norte que concierne el petróleo Brent. Este tipo de petróleo, debido a su enrarecimiento, se ha vuelto más costoso que el WTI que, por su parte, se intercambia mucho más en los mercados financieros.

La demanda de petróleo procede, por supuesto, de todas las regiones del mundo, pero algunos países como China son grandes consumidores debido a su fuerte crecimiento industrial. Entre estos grandes importadores y consumidores, se cuentan también la Unión Europea, Japón y los Estados Unidos.

A partir de estos datos, y más concretamente del aumento constante de la demanda, los especialistas siguen afirmando que el petróleo bruto debería conocer un límite de producción que planteará problemas a partir de 2050, después de que se haya alcanzado el pico de producción máximo. Por tanto, es lógico que los precios sigan una tendencia alcista. De  hecho, el petróleo es  un recurso natural no renovable que está condenado a agotarse debido a su importante extracción.

 

El fenómeno de los choques petroleros y su influencia en la evolución de los precios:

A menudo se oye hablar de choques petroleros como momentos propicios a una súbita alza de los precios del barril de petróleo. De hecho, varios de estos choques han marcado la historia del oro negro, comenzando por los de 1973 y 1980, que provocaron un alza espectacular de las cotizaciones llegando incluso a triplicar el precio del barril en solamente unas semanas. Así es como el barril alcanzó los 40 dólares en 1980, antes de oscilar entre 15 y 35 dólares entre 1986 y 1999.

Seguidamente, la guerra del Golfo de 1991 causó una nueva valoración de las cotizaciones. Pero a partir de aquel período, el precio del barril ya no ha dejado de evolucionar al alza con el 3e choque petrolero de 2003 y un pico a 145 dólares en 2008.

 

Correcciones bajistas frecuentes pero poco duraderas:

Si se considera que la recta de tendencia a largo plazo del petróleo bruto sigue siendo resueltamente alcista, esta tendencia muy amplia está a veces marcada por micro movimientos bajistas. Esto fue el caso por ejemplo entre 2008 y 2009 con una caída de 145 a 40 dólares el barril. Pero esta baja dio paso muy rápidamente a una nueva alza hasta 100 dólares en 2011.

La oferta y la demanda no son pues los únicos factores que influyen en la evolución de los precios del petróleo, puesto que las decisiones políticas desempeñan aquí también un papel importante. Esto es lo que explica, entre otras cosas, la baja de 2011 a raíz del anuncio de la AIE de suministrar 2 millones de barriles al día durante un mes.

Los efectos de rumores y los distintos conflictos que afectan actualmente a los países productores y los países consumidores tienden a menudo a aumentar el precio del barril o hacerlo bajar. Pero la tendencia a largo plazo sigue siendo resueltamente alcista.

 

Evolución reciente del precio del petróleo

Durante los últimos años, el precio del petróleo ha sufrido fuertes variaciones. Éstas empezaron en 2008 con un verdadero shock petrolero que conllevó una importante alza de los precios, iniciada en el 2003, pero que se aceleró con la demanda más importante proveniente de los países emergentes y en fuerte crecimiento económico como China o India. La crisis económica mundial de 2008 fue la chispa que permitió que la cotización del petróleo subiera como la espuma.

Así, en tan sólo unos meses, entre enero y julio de 2008, el precio del petróleo pasó de 96 dólares el barril para el Brent a 144 dólares. Sin embargo, justo después de este aumento de los precios, la cotización del petróleo experimentó un fuerte descenso que le hizo pasar de 130 a 40 dólares entre julio y diciembre del mismo año. En respuesta a este descenso, la OPEP pidió a los países productores de petróleo que redujeran su producción con el objetivo de mantener sus ingresos. Debido a esto, el precio del barril se estabilizó alrededor de los 80 dólares.

Hacia el 2010, un aumento del crecimiento económico y una demanda más importante de petróleo por parte de los países importadores ayudó a que los precios evolucionaran de nuevo al alza. Además, los problemas geopolíticos que afectaron al mundo árabe en el 2011 conllevaron miedos respecto a las capacidades de producción de algunos países, lo que provocó una nueva alza importante, con un barril de Brent que alcanzó un máximo de 128 dólares en marzo.  Hacia el 2013, el precio del barril se estabilizó de nuevo alrededor de los 100 dólares.

En el 2014 asistimos a un nuevo descenso importante de los precios del petróleo, que cayeron por debajo de los 50 dólares, sobre todo a causa de una producción demasiado importante debido a la producción al alza de gas de esquisto en Estados Unidos, y a pesar de una demanda todavía al alza. En paralelo, la OPEP, que generalmente reacciona ante este tipo de situación limitando la producción, decide, bajo la influencia de Arabia Saudita, mantener los niveles de producción para obligar a los productores de gas de esquisto estadounidense a reducir los suyos. Con estas tensiones, el precio del barril de petróleo Brent se hundió todavía más y alcanzó los 30 dólares a principios de 2016, que fue su nivel más bajo desde el 2003.

Sin embargo, y a pesar de las molestias causadas por este descenso, asistimos a una recuperación de los precios del oro negro desde el principio del mes de febrero de 2016, con la llegada en junio a los 50 dólares por barril. Esta recuperación se debe tanto a la decisión de Arabia Saudita, Venezuela, Qatar y Rusia de bloquear su producción, como a las tomas de posición estratégicas de parte de inversores que aprovecharon las compras a bajo precio.

 

¿Cómo podemos anticipar las futuras evoluciones del precio del petróleo?

Para invertir en el petróleo es importante conocer sus evoluciones históricas, pero también, y especialmente, poder anticipar sus futuras variaciones.

Según los análisis especializados de este mercado, los recientes descensos que ha sufrido el petróleo bruto han conllevado una baja de las inversiones, lo que al final debería conducir a una remontada neta de los precios.

A largo plazo, un fuerte crecimiento económico debe preverse, así como un alza neta de la demanda mundial en energía, lo que permitiría al precio del petróleo evolucionar de nuevo hacia los números verdes. Las nuevas energías todavía no representan una amenaza seria para el petróleo, que sigue beneficiándose de una importante demanda por parte de las industrias. En efecto, las previsiones respecto a la demanda mundial siguen siendo alcistas, con el alcance de los 4 660 millones de toneladas de aquí al 2035, contra solo 4 100 millones de toneladas en 2011. La parte del petróleo en las energías totales debería, por su parte, descender al 27% frente al 31% actual, con un aumento de la parte del gas.

Sin embargo, sigue siendo complicado prever de una forma precisa la futura evolución de las cotizaciones del petróleo teniendo en cuenta las fuertes oscilaciones registradas estos últimos años. Los acontecimientos relacionados con la geopolítica, las innovaciones tecnológicas energéticas o incluso las decisiones de la OPEP y el nivel del crecimiento mundial son también factores que pueden hacer que la balanza se incline hacia un lado o el otro.

Es la razón por la que le aconsejamos invertir en el petróleo tanto a corto como a largo plazo para disfrutar de las fluctuaciones intermedias de esta materia prima especialmente volátil. Para ello, no dude en utilizar los datos del análisis técnico y los datos fundamentales del calendario económico, que le ayudarán a establecer sus estrategias de day trading de una manera eficaz.

Comenzar a operar en el petróleo*
*Los CFD son un producto dificil de entender, la CNMV considera que no es adecuado para inversores minoristas debido a su complejidad y riesgo